hola

Cuidado de la ropa de bebé

5 CONSEJOS + 1 TRUCO PARA CUIDAR LA ROPA DE BEBÉ  

Nada es tan delicado ni merece tantos cuidados como la piel de un bebé. Protegerla implica también tomar precauciones. 

Algunos factores externos pueden tener como consecuencia la sequedad o irritación de su piel:  

  • Cloro de la piscina 
  • Exceso de tiempo de baño 
  • Cambios bruscos de temperatura 
  • Calefacción / Aire acondicionado 
  • Sal del mar / Arena de la playa 
  • Uso de jabones inadecuados 

Para todas estas causas existen tratamientos naturales que resolverán cualquier alteración que se produzca en la dermis del pequeño.  

Sin embargo, lo más importante, puesto que es algo que hacemos a diario, es lavar la ropa de bebé tomando todas las medidas posibles para que el contacto con su piel sea una caricia. 


5 Consejos para cuidar la ropa de bebé
 

Muchas alergias, picazón y dermatitis son el resultado del contacto de algunos productos con la piel del bebé, puesto que su sistema inmune aún no está desarrollado por completo. Para prevenir esta situación, te recomendamos: 

  1. Los seis primeros meses es conveniente separar la ropa de tu bebé de la del resto de la familia.  
  2. Hacer una colada selectiva utilizando un detergente neutro específico, un detergente para la ropa de bebé 
  3. Y atención, una recomendación importante es lavar toda la ropa que tenga contacto con él. Eso incluye, además de trajecitos y ropa interior, sábanas, toallas y los grandes olvidados, los peluches y juguetes. 
  4. También es necesario lavar la ropa recién comprada. Las prendas pueden haber acumulado polvo o bacterias imperceptibles a simple vista y hay que eliminarlas. 
  5. Por otro lado, a menudo los tejidos se han tratado con tintes químicos y anilinas de los que solo se eliminarán sus posibles restos tras lavarlas en casa. Asegúrate de realizar una buena desinfección de la ropa de tu retoño. Considéralo una acción imprescindible.   

 

¿Lavado a mano o a máquina?  

El tipo de lavado de la ropa de bebé puede ser a mano o a máquina. Te recomendamos que sigas las instrucciones del fabricante. Pero eso sí, utiliza siempre detergente para ropa de bebé o detergente neutro o detergente ecológico para prendas delicadas. 

Además, ten en cuenta estas recomendaciones:  

  • Antes del lavado a mano o en la lavadora, remoja la prenda en agua tibia o un poco caliente, lo ideal son 35 grados si el tejido lo permite.  
  • Lavado a mano: Aclara varias veces antes de dar por terminado el proceso. Es importante eliminar cualquier resto de detergente. 
  • Lavado a máquina: si tienes poca colada del bebé, puedes poner un programa corto de lavado, para ropa delicada y centrifugado suave. 
  • El ciclo de aclarado es mejor que sea doble. 
  • Las manchas difíciles puedes combatirlas con un lavado a mano con agua caliente y detergente neutro y después completa con el lavado en la lavadora.  

¿Se puede usar la secadora?  

Secar la ropa del bebé en la secadora es una de las fórmulas más comunes puesto que garantizan rapidez, especialmente cuando las temperaturas son frías.  

Lo mejor es hacerlo durante unos 15 minutos, dejar que las prendas queden un poco húmedas para que terminen el proceso al aire libre. De ese modo evitarás que se encoja. 

Si no tienes secadora, tiende la ropa del bebé con luz natural, al aire libre. Los rayos del sol actuarán como desinfectante natural. (link al post de julio: Secar la ropa al sol) 

¿Qué puede dañar la piel del bebé y por qué? 

Muchos padres y madres desconocen las razones por las que se desaconseja la utilización de determinados productos de lavado. 

A continuación, detallamos algunos de ellos para que la piel delicada de tu bebé no corra ningún riesgo.   

  • Lejías y quitamanchas: contienen sustancias químicas. 
  • Suavizantes: se incorporan después del aclarado y sus restos pueden provocar alergias e irritaciones. 
  • Exceso de detergente: recuerda que eso no hace que la ropa quede más limpia, calcula bien la dosis o el exceso puede no ser evacuado correctamente. 
  • Detergentes fuertes: son demasiado agresivos para lavar la ropa de bebé y el riesgo a que quede algo impregnado en las fibras de la ropita es alto. Utiliza siempre detergente neutro, detergente para pieles sensibles.  

Nuestro truco de la abuela 

Dicen que la necesidad agudiza el ingenio, así que muchas abuelas tuvieron que inventar recursos contra las manchas. 

Una de esas fórmulas sirve para eliminar las manchas de leche. Todos los bebés suelen regurgitar tras tomar su biberón. Un remedio clásico: agua con limón. 

Hierve agua con unas rodajas de limón y, antes del lavado de la prenda, ponla en remojo durante una hora. 

 

¿Qué consejos para cuidar la ropa de bebé aprendiste de tu madre o de tus abuelas? Añade un truco casero en los comentarios ¡Te leemos!

Compartir

Leave a comment