La técnica del “fregao” que aprendieron nuestras abuelas

pexels-photo

Fregar no es tan sencillo como parece. Se trata de frotar el suelo con la fregona como si fuera un trapo húmedo pegado a un palo… Así que el truco para fregar bien está en FROTAR. Pero para no dejarnos los brazos, lo haremos en dos tandas:

  1. Para la primera pasada, primero debemos empapar bien la fregona en agua tibia o fría (nunca caliente) con un buen chorro de lejía Limpiahogar, olor pino o limón, y remover bien en el cubo para que salga espuma – a quienes les guste mucho la espuma, recomendamos el Limpiahogar azul, con fórmula Densa -.
  2. Una vez hecho esto, pasaremos la fregona por toda la habitación, sin escurrirla a penas, para que quede el suelo bien cubierto de agua y detergente. En este tiempo, la espuma hará su efecto y despegará la suciedad de la superficie…
  3. Al cabo de uno o dos minutos damos la segunda pasada. Cambiamos el agua del cubo y lo llenamos con agua fría, y enjuagamos el suelo. Esta vez es importante frotar bien e ir escurriendo la fregona en el cubo cada poco. Es aquí donde se da el verdadero “fregao”.  Estamos eliminando toda la suciedad del suelo con el mocho.

P.D: Hay quien, en la segunda pasada, le añade un poco de lejía Clásica al agua, porque ésta no necesita aclararse, y en cambio el jabón sí: si no lo quitas, se queda seco en el suelo. La lejía, una vez acaba de desinfectar, desaparece solita.

¿Te ha gustado este artículo? ¡Coméntanos!

Compartir

Port Relacionados

Comments (2)

Cómo desengrasar las baldosas | Tu experta en limpieza

[…] limpiar; se agradece que el material resista a la lejía y que con una buena pasada de fregona (en este artículo te indicamos cómo hacerlo ya puedas elimina la mayor parte de la suciedad, o por lo menos, que de […]

[…] limpiar; se agradece que el material resista a la lejía y que con una buena pasada de fregona (en este artículo te indicamos cómo hacerlo) ya puedas eliminar la mayor parte de la suciedad, o por lo menos, que […]

Leave a comment