Cómo limpiar el coche por dentro

pexels-photo-64687-large

El oxígeno activo es desengrasante y quitamanchas, por eso, usarlo para limpiar la tapicería del coche es una buena opción. Es muy simple y te robará sólo un momento:

1. Antes que nada… ¡EMPIEZA POR PASAR EL ASPIRADOR! Te permitirá hacer una limpieza más profunda, ya que habremos quitado de la superficie todas las migas y bolas de polvo que nos habrían impedido frotar bien el tejido. ¡¡O será que no nos ha pasado veces de ir a limpiar una superficie directamente con la bayeta mojada, y tener que estarla aclarando cada 30 segundos porque se van arrastrando las migas y piedrecitas de un lado a otro!!

2. Una vez hemos acabado de pasar el aspirador por los asientos, se pulveriza el oxígeno activo directamente con un espray (*) y luego lo cepillamos bien con un cepillo suave (**) (ya sea sintético o de cerda). Dejamos secar y ¡listos!

(*)ATENCIÓN: Con el Oxígeno Activo, es importante no verter directamente el contenido, sino usar un espray. Al ser un producto denso y potente, podría traspasar el tapizado y dañar el interior del sillón, mojándolo y pudriéndolo. Por eso hay que pulverizarlo. Así, en vez de verter un chorro de producto proyectamos sobre el asiento miles de gotitas, sin peso suficiente ninguna de ellas para traspasar el asiento y mojarlo por dentro. ¿Sí? es como si nos tiran encima una bola gigante o un montón de canicas… en uno de los dos casos nos haríamos más daño, ¿verdad? 😉

En La Antigua Lavandera embotellamos el Oxigeno Activo de las dos maneras, pero por si alguien hubiera comprado la botella de líquido en vez de spray, ¡que no se preocupe! Puede solucionarse así:

Vertemos un poco de Oxígeno Activo en una botella tipo espray vacía que tengamos por casa (como un limpiacristales) y lo diluimos con un poco de agua para que pueda pulverizarse bien. Como sabéis, para que el líquido pueda subir por el tubo del tarro y pulverizarse en espray, tiene que tener una forma bastante más licuada que el detergente, porque si no se queda atascado en el tubito y no sube. Así que podéis medir la proporción de Oxígeno Activo y agua a ojo, aunque normalmente equivale al doble de agua que de producto. Pero ¡probad sin miedo! En cuanto veáis que el Oxígeno Activo empieza a verse líquido, dejad de echar agua, agitad la botella y probad de pulverizar un poco de su contenido en el asiento. Si funciona, ¡bingo! ya se puede empezar con el cepillado.

(**) ATENCIÓN de nuevo: Considera que el cepillo que utilices sea de pelo suave, ya sea de cerda o sintético, porque si rascas en exceso corres el riesgo de dañar la tela.

Compartir

Port Relacionados

Comments (5)

Buenas noches,
Me parecen muy interesantes vuestros artículos y de gran utilidad ¿Me podrías decir donde comprar vuestro oxigeno activo? Gracias

Buenos días Marta! De momento estamos vendiendo nuestros productos en Andalucía y la zona de Levante, pero próximamente estaremos a lo largo de todo el territorio nacional. De momento estamos sólo en algunos pequeños supermercados de las ciudades principales de estas regiones, y cuesta un poco encontrarnos, pero si nos escribes un mail a nuestra dirección de contacto y nos dices en qué zona estás, podremos indicarte más concretamente qué punto de venta te queda más cerca. Gracias por tu comentario y por tu interés, qué alegria que te gusten los posts!! Es lo único que le da sentido a todo esto!! Hasta pronto y mucha limpieza!

Muy interesante! dan ganas de comparlo, pero vivo en San Sebastián.

Muchas gracias!! Esperamos llegar pronto hasta allí, te tendremos al corriente! Saludos 🙂

Leave a comment